Siempre nos quedará París… y la Fondation Louis Vuitton

imageimageimage

París es una de las ciudades más bonitas del mundo, además de ser la Ciudad de la Luz.

Entre la Revolución de 1789 y la renovación de Haussmann cambiaron los ideales de los parisinos: de ser una ciudad políticamente motivada pasó a tener los propios de una ciudad centrista económica y socialmente. La tecnología moderna como los ferrocarriles y las lámparas de gas eran mejoras que la burguesía en auge podía disfrutar en un estilo de vida más cómodo. Con la renovación, se crearon nuevos espacios en los que la burguesía hizo ostentación de su nueva riqueza, creando una economía floreciente. Hay dos perspectivas sobre el Barón Haussmann: una la representa como el hombre que destruyó al París antiguo, y otra como el hombre que creó al París moderno.

Gracias a esta intervención París se transformó, en menos de dos décadas, de ciudad medieval a la más moderna del mundo.

Las grandes reformas urbanísticas propias del siglo XIX no fueron únicas de París, pero sí fue ciudad pionera. Éstas obedecían a unas necesidades objetivas tales como: incremento de la población, exigencia de unas construcciones y un urbanismo más higiénico ante las epidemias como la peste o el cólera, etc.

Napoleón III encargó a Georges-Eugène Haussmann el 22 de junio de 1852 que «modernizara» París. Al contratar a Haussmann confiaba en que París pudiera convertirse en una ciudad con calles más seguras, mejores casas, comunidades más salubres, hospitalarias que facilitaran las compras y lograr, además, mayor fluidez en el tránsito. Los cambios fueron posibles gracias a la mejora en la técnica y, además, a la adaptación de las leyes, permitiendo la expropiación forzosa cuando el Derecho liberal tradicional concebía la propiedad privada como un derecho ilimitado.

Haussmann eliminó muchas calles antiguas, serpenteantes y derribó casas de apartamentos. Las reemplazó con avenidas, anchas vías flanqueadas por árboles, y creó extensos jardines por los que hoy París es famoso. El plan de Haussmann incluyó también una altura uniforme de los edificios y puntos de referencia como el Arco del Triunfo y el Gran Palacio de la Ópera. La obra en paseos y jardines fue responsabilidad delingeniero civil Jean-Charles Alphand.

Debido a la haussmannización, esto es, la destrucción creativa de algo, para la mejora de la sociedad, los años 1860 fue una época de intensa revuelta en París. Muchos parisinos se preocuparon por la destrucción de sus “antiguas raíces”.

Primeramente, el Estado expropia a los propietarios de los terrenos concernidos por los planos de renovación. Luego destruye los edificios y construye nuevos ejes con todos sus equipos. Haussmann, contrariamente a Rambuteau, recurre a préstamos masivos para encontrar el dinero necesario para estas operaciones, de 50 a 80 millones de francos al año.

El haussmannianismo no se contenta solamente de trazar calles y de crear los equipamientos adecuados. Interviene también en el aspecto estético de los inmuebles privados. El inmueble no es autónomo y debe contribuir a un aspecto urbano unificado con otros edificios sobre las parcelas nuevas.

image

FONDATION LOUIS VUITTON

La FLV un proyecto recién terminado e impecable, algo que no te esperas que esté en París, al tener ese corte tan clásico y elegante. Dispone de una arquitectura moderna, vanguardista, e incluso futurista, que se fusiona con el entorno natural. Se sitúa en el bosque de Bologne, cerca de dónde viven Carla Bruni y el expresidente del gobierno, Nicolás Sarkozy.

Está en un bosque con un lago, desde donde puede verse, si miras al horizonte, una estructura blanca que se mimetiza con las nubes del cielo.

Tiene cristal, acero y madera, vigas al descubierto que se enganchan unas con otras y conforman este monumento del siglo XXI. La entrada son 10 euros y responde a un deseo de crear un espacio dedicado al arte moderno y contemporáneo. El edificio está diseñado por Frank Gehry, que junto con otros autores, han creado esta maravilla, que pretende recoger el arte moderno y vanguardista actual. El edificio, combina los recursos naturales como el agua y las plantas en el interior, haciendo una obra de diseño de estructura futurista.

Además de ser un monumento increíble goza de una enorme terraza en la última planta que  permite disfrutar de París 360º. Recoge en sus galerías y, en el auditorio, colecciones de arte moderno y contemporáneo. Podríamos decir, que es del estilo del museo Moma de nueva York, sólo que más pequeño y con menos exposiciones. Actualmente, las exposiciones que se encuentran responden al “Popist”, que está inspirado en la autobiografía de Andy Warhol, Popism. El propósito de estas exposiciones es reflejar la sociedad moderna, centrada en pinturas fuertes, la que más me gusta es la colección de los once cuadros de Warhol en los que están Einstein, los hermanos Marx, etc.

Las colecciones pretenden reflejar el mundo moderno y cómo la sociedad actual ha transformado nuestras relaciones.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s